Venezuela | Queman ayuda humanitaria y hay 4 muertos.

Caos y violencia. Guaidó calificó quema de asistencia como un crimen “de lesa humanidad”. Algunos vehículos lograron ingresar a Venezuela, pero debieron regresar por arremetida de la guardia bolivariana, quien además rompió relaciones con Colombia

El mundo miró con estupor la intensa, frenética, caótica, jornada vivida ayer en la frontera de Venezuela, que dejó cuatro muertos, según CNN, 255 venezolanos y 30 colombianos heridos, 60 uniformados venezolanos que desertaron, dos camiones de ayuda humanitaria incendiados y fuertes enfrentamientos en varios puntos de la frontera de dicho país con Colombia y Brasil.

El mundo también miró cómo vehículos que llevaban ayuda humanitaria ardieron en el puente Francisco de Paula Santander que une Cúcuta, Colombia, y Venezuela.

El opositor Juan Guaidó calificó la quema de los camiones con ayuda humanitaria como “crimen de lesa humanidad”.

De “lesa humanidad”

“La comunidad internacional ha podido ver, con sus propios ojos, cómo el régimen usurpador viola el protocolo de Ginebra, donde se dice claramente que destruir la ayuda humanitaria es un crimen de lesa humanidad”, comentó.

Aunque el objetivo de llevar ayuda humanitaria pareció cumplirse en cierto momento, con el cruce de los camiones a territorio venezolano, finalmente se dispuso el retorno de las unidades por la reacción del “régimen” de Nicolás Maduro.

“Se ha dispuesto el retorno de los camiones para proteger la ayuda con la excepción de los camiones que tenían medicamentos que fueron quemados en territorio venezolano”, afirmó el canciller colombiano Carlos Holmes.

Ocho vehículos de carga habían partido temprano desde las bodegas del puente de Tienditas, principal centro de acopio de los alimentos e insumos médicos enviados por Estados Unidos. La ayuda fue coordinada en el lado colombiano de la frontera por el mismo Guaidó.

Los dos camiones fueron incinerados en el puente Santander y uno más debió ser descargado por voluntarios ante el riesgo de correr la misma suerte, dijo el ministro de Defensa.

Los efectivos al mando de Maduro reaccionaron con furia al intento de miles de activistas de ingresar la ayuda. Fuertes disturbios se registraron en dos puentes de la frontera de Venezuela con Colombia luego de que cuatro camiones y manifestantes intentaron romper el bloqueo militar para hacer entrar la ayuda humanitaria.

Con gases lacrimógenos y perdigones de goma los militares y policías venezolanos dejaron muchos heridos en los puentes Simón Bolívar y Santander.

El contingente antimotines bloqueó la caravana de camiones que intentaron ingresar desde Cúcuta. Manifestantes los acompañaban a pie y sobre camiones. En Santander, un primer grupo rompió las vallas colocadas. Fueron repelidos.

A pocos kilómetros, en el puente Simón Bolívar, el principal paso peatonal entre ambos países, los uniformados también hicieron retroceder a los que trataban de abrir el cerco.

En tanto, en Caracas, Maduro encabezaba una multitudinaria marcha de seguidores en Caracas, que rechazaban la “invasión militar” encabezada por EEUU.

Ruptura con Colombia

Maduro anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Colombia y dio 24 horas a los representantes diplomáticos para salir de territorio venezolano. Le respondió el canciller de Colombia, Carlos Holmes: “Colombia no reconoce la legitimidad del usurpador Maduro. No obstante con el fin de preservar la vida e integridad de los funcionarios colombianos dispondrá su viaje a Colombia a la mayor brevedad”, dijo desde el puente de Tienditas.

Uno de los lugares de más fuertes enfrentamientos fue Ureña, municipio venezolano que limita con Colombia. Civiles y militares participaron en una maratónica pelea, que se saldó con al menos 20 heridos.

Los lugareños exigían a la fuerza bolivariana desobedecer a Maduro y se produjeron los choques contra la muchedumbre donde no faltó la violencia.

También hubo problemas en Pacaraima, en el estado brasileño de Roraima.

Dos camionetas con matrículas venezolanas llegaron al límite fronterizo, desde la ciudad de Boa Vista, capital de Roraima. Los dos vehículos solo consiguieron transportar una pequeña parte de ese cargamento, a 300 metros de distancia del puesto fronterizo venezolano, pero luego se retiraron ante el temor de disturbios.

Las primeras informaciones indicaban que fue Pacaraima la zona por donde ingresó ayuda humanitaria, según la embajadora venezolana (por la oposición) María Teresa Belandria. El equipo de CNN indicó no haber observado los camiones con ayuda ingresando a Venezuela.

Otro intento de ingreso fue por mar. Un barco con ayuda humanitaria enviada desde Puerto Rico cambió de rumbo al ser detectado por una fragata misilística de ese país. Volvió a las aguas jurisdiccionales de Curazao, en las Antillas.

La jornada también se caracterizó por las deserciones. El Gobierno colombiano cifró en 60 los miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela que buscaron refugio en Colombia.

Pese a ello, Maduro aseguró que jamás se “doblegará”.

Fuente : EFE, AFP,CNN